lunes, 2 de mayo de 2011

Hosni, Muamar y Nos Amaba

Os dije hace un par de días que este blog estaba feneciendo, no? Porque me sucedió algo que nunca antes me había pasado: esta entrada estaba sin acabar en la sala de espera, debatiéndose entre hablar de temas de la actualidad, seguir con mi rollo intimista de mirarme el ombligo que lo tengo ya más visto que el TBO u optar por la crítica literaria, que al fin y al cabo era el motivo que originó este blog, la idea primigenia. Decía Picasso que lo original es volver a los orígenes, y si él lo decía....

Así empezaba:

"Mientras nosotros, y me refiero a todos o casi todos, estamos en el sofá repantingados un sábado cualquiera durmiendo la siesta, el mundo vive una serie de acontecimientos a tal velocidad que ni la fuerza centrípeta del Planeta evitará que salgamos volando por los aires del oscuro Universo. No voy a hablar de los terremotos japoneses porque mi intención era otra. Ni tampoco de los múltiples partidos Madrid-Barça que también mueven el mundo. Quería hablar más bien de lo que está ocurriendo en estos países musulmanes que a través de la red se han organizado y han exigido cambios de gobierno en sus respectivos lugares. (A ver si aprendeis de ellos y os convertis en unos seguidores de mi blog un poco más asiduos y numerosos, claro que para eso yo también tendría que escribir con un poco más de asiduidad, supongo)."

Así empecé esta entrada, un poco aturullada por el devenir de tanto acontecimiento extraordinario, perdiendo comba. Y por si fuera poco ahora pillan a Bin. Ya no puedo volver a dejar la entrada otra vez sin participar porque no sea de rabiante actualidad, lo sentimos mucho, para eso están los periodistas, que son los únicos que viven de verdad en el presente, como los monjes zen. Para mí ahora es más importante salvarle la vida al blog que me da mucha vidilla. Así que continúo con lo que ya tenía escrito:

"Pero yo no os voy a contar nada que no sepais ni voy a hacer un análisis periodístico ni político, ¿dónde va a parar?, yo os invito a poneros en el lugar del dictador, de Muamar, por ejemplo, que ahora está muy liado organizando sus ataques y la defensa del enemigo rebelde, pero que al fin y al cabo es un ser humano que se levanta todas las mañanas de su cama dorada, se acerca a hacer pis a su retrete dorado y se mira las ojeras en su espejo de marco también dorado (tiene una debilidad por lo dorado y por todo aquello que le recuerde a la riqueza, los billetes de banco, los propios bancos, el petróleo, las pijadas de los multimillonarios, etc.), y cuando está delante del espejo y se mira a sí mismo, qué creeis que piensa?, algo así como ¿Pero cómo puedo ser tan malo y no tener cargo de conciencia?  porque hay que ver que soy malo, y feo..."

Pues no.

El lo que piensa es "que majo soy aunque no acabo de envejecer como me gustaría. Tendría que darme unos retoques por aquí, y por allá. Hablaré con mi cirujano plástico porque hoy me veo especialmente ojeroso. ¿No serán las preocupaciones? No, no. Yo siempre he llevado el poder con naturalidad y elegancia. A mí las tensiones de que hablan otros dirigentes no me hacen mella. Tengo una forma de ver la vida ligera, bueno, siempre dentro de la ortodoxia musulmana, no es que yo no sea creyente. Aunque oye, en esta Tierra hay que disfrutar, y que te quiten lo bailao" y aquí cierro comillas porque veo que el texto se está convirtiendo en un monólogo de Celebrities de Muchachada Nui.

Así que bajo a la sala de máquinas y cambio de rumbo, 180º a estribor, sí, mi capitán, porque Vd, es mío, verdad capitán? volantazo al timón y nos dirigimos hacia el comentario de los últimos libros que ha leído esta pinza: After Dark y Tokio Blues, Norweian Wood de Murakami. (Por cierto, de este último acaban de estrenar una película). Comentario que no crítica, porque la crítica, aunque constructiva, siempre destruye un poco, pues crítico, viene de crisis y las crisis, de todos es sabido, son puntos de inflexión más bien bajos, que pueden llevarte a buen puerto, no digo yo que no, pero que cuando estás sumergido en ellas, con el agua hasta el cuello, preferirías cualquier otra cosa, como el susto o la muerte."

Aquí me había quedado: sin tiempo, energía ni vitalidad para acabar esta entrada.

Conclusiones que pueden sacarse, así sin comerse mucho la cabeza son:

1. La indecisión paraliza. No saber si hablar de los dictadores o de los últimos libros leídos o querer hacerlo todo en el mismo post no es muy profesional y además impide a los propios textos que se desenvuelvan con fluidez y recuerdan a esos rollos de celo en los que no hay manera de localizar el principio por más que pases el dedo o lo mires con lupa.
2. Los textos, hijos de las ideas, como sus madres, están vivos, y se pelean por ser los más importantes y vencer al contrincante. Creeis acaso que a la crítica de Murakami le importa un rábano la descripción del momento-reflexión de Muamar, o la reflexión de la propia Pinza cuando piensa que todos llevamos a un pequeño dictador dentro? o y o viceversa? Qué lío!
3. Esta batalla no hace sino poner de manifiesto el espíritu indeciso de la pinza, su confusión mental que está llevando al blog a la muerte. Porque si el lenguaje escrito no sirve ya ni para ordenar las ideas, para qué sirve entonces?
4. Parece que el tema terremoto de Japón no me interesa, pero no es cierto. Es más bien una gran impotencia a la hora de imaginar lo que puede ser el suelo moviéndose bajo tus pies.
5. Todo lo que piensa Muamar se le puede aplicar a Hosni y antes a Osama.
6. Al final no ha habido crítica literaria y os quedais sin saber qué tal son esos dos libros de Murakami y sereis unos facilones y os ireís al cine a ver la película directamente.

Pues os hago un pequeño comentario y así hago casso a Picasso. (Picachu tenía algo que ver con Picasso?)
No os voy a destripar el guión de los libros que es lo que más interesa a los espectadores-lectores en general, pero sí os diré que los personajes y sus diálogos son como los de personas conocidas, cercanas, amigas, a las que les darías tu ayuda si pudieras y si no, al menos serías su confidente prestándoles tu oreja.

Y así, sin orden ni concierto, nos hemos dado un paseo por la actualidad y la literatura, como un programa cultureta de la 2 y hemos insuflado un poco de aire fresco a los pulmones de este pobre blog moribundo.

5 comentarios:

PERUSKY dijo...

Que no estaba muerto, que no...
Que no estaba muerto, que no...
Que no estaba muerto, que no...
QUE ESTABA DE PARRANDA!
Malegro.

Pinza dijo...

Quién? Nos amaba o el blog?

Sillo dijo...

Menos mal que no murió...eesperemos que salga de ésta crisis con mucha mas fuerza nuestro querido blog...

teresa muñoz dijo...

pufff que susto nos has dado!!! bueno espero que las constantes vitales ya estén restablecidas y el paciente blog ya se pueda ir a su casa feliz y contento para escribir muchiiiisimo, ya que tus seguidores esperamos tus entradas con impaciencia

Pinza dijo...

Pues sí, Teresa. El blog no goza de muy buena salud, pero se recuperará gracias a vuestros ánimos, que son su alimento y su medicina. Gracias.